Email:


Los 10 + leídos

 

Edita:
Suraval, Sociedad de Garantía Recíproca de Andalucía
Avda. de la Constitución, 7-1º
41004 SEVILLA

Telf: 954 213 553
Fax: 954 221 240
suraval@suraval.es

Produce:
Euromedia Grupo
Tendencias

De la cultura de los objetos a la cultura digital



De la cultura de los objetos a la cultura digital
El actor Bruce Willis quiere demandar a Apple por no permitirle dejar en herencia a sus hijas su vasta “audioteca” digital. Se trata de un rumor, que finalmente la esposa del actor ha desmentido por Twitter, pero que ha servido para reactivar el debate en torno a la propiedad y a las formas de uso y disfrute de los bienes de consumo digitales frente a los bienes de consumo materiales.

Hoy, Youtube es el principal canal de emisión audiovisual del mundo. Sistemas como Spotify permiten el consumo inmediato y directo de casi toda la música popular existente. El Ebook cada vez se impone con más firmeza como alternativa de lectura frente al libro analógico. Todo está ahí, pero a la vez, en cierto modo, no está. Porque la reproducción de música para iTunes está supeditada al sistema operativo de Apple y al abono de licencias de uso. La nube es el espacio de encuentro y depósito de toda la cultura digital, pero uno no puede resistirse a la impresión de que todo ese Babel etéreo e impreciso resulta enormemente precario, y en realidad nunca nos pertenecerá del todo.

El sentimiento es ambivalente. Porque, aunque parece que nada nos pertenece, nunca hemos tenido tanta capacidad de acumular tanto. En un disco duro con el tamaño de una carátula de DVD (lo de DVD ya empieza incluso a sonar antiguo), cabe toda la Enciclopedia Británica, pero también toda nuestra cinematografía predilecta. Con poco más de un click tenemos acceso a la discografía completa de nuestro artista favorito. Acumulamos hasta el punto de tener tanto que elegir que finalmente resulta difícil determinar qué queremos consumir. Y sin embargo, nadie puede determinar qué pasaría si, por ejemplo, mañana Amazon dejara de existir, o Blogger cerrara el servicio y cortara el suministro a sus millones de blogs, o un virus implacable se colara en las descargas de iTunes y destruyera vorazmente cualquier rastro de vida digital.

Martes, 18 de Septiembre 2012
Artículo leído 129 veces