Email:


Los 10 + leídos

 

Edita:
Suraval, Sociedad de Garantía Recíproca de Andalucía
Avda. de la Constitución, 7-1º
41004 SEVILLA

Telf: 954 213 553
Fax: 954 221 240
suraval@suraval.es

Produce:
Euromedia Grupo
Finanzas

El PP controlará siete de cada diez euros de gasto público tras las elecciones generales



El PP controlará siete de cada diez euros de gasto público tras las elecciones generales
Nunca antes un partido político había tenido tanto poder en todos los eslabones de la Administración pública como el que atesorará durante los próximos cuatro años el Partido Popular. La victoria de Mariano Rajoy en las elecciones generales y el éxito del PP en los comicios autonómicos y municipales de mayo implica que los populares manejarán en torno al 74% del gasto público.
 
Una de las primeras tareas del futuro Gobierno será elaborar unos presupuestos para el próximo año que, previsiblemente, se aprobarán durante el primer trimestre. Excluida la financiación a los entes territoriales, el presupuesto de la Administración central asciende a unos 181.000 millones de euros. La mayor parte de esta cifra corresponde a operaciones financieras (122.000 euros), que son las que se contabilizan a efectos de déficit público.
 
Por otra parte, el Ejecutivo de Rajoy también gestionará la caja de la Seguridad Social, la única administración que, todavía, registra un ligero superávit y cuyo presupuesto asciende a 124.000 millones de euros. En este sentido, el mayor compromiso adquirido por Rajoy es el de incrementar las pensiones, después de la congelación que aprobó el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Así, Mariano Rajoy será el responsable último de unos 300.000 millones de euros.
 
Además, con la legitimidad que le otorgan los millones de votos que obtuvo el domingo, su influencia sobre las comunidades gobernadas por el Partido Popular será notable. El mapa autonómico se tiñó de azul en mayo, cuando la formación conservadora se impuso en todos los territorios que celebraron comicios con la excepción de Navarra, donde ganó UPN, y Asturias -comunidad que apostó por el nuevo partido liderado por Francisco Álvarez Cascos-. En Canarias, el PP fue la lista más votada, pero Coalición Canaria y PSOE pactaron el nuevo Gobierno. Así, diez comunidades -Galicia, Cantabria, La Rioja, Aragón, Comunidad Valenciana, las dos Castillas, Extremadura, Madrid y Murcia- cuentan con Gobiernos del PP. La suma de los presupuestos de gasto de estos territorios asciende a 84.473 millones de euros. Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Economía, las comunidades son responsables del 35,7% del gasto público no financiero. De hecho, la gestión del Estado del bienestar descansa sobre los Ejecutivos autonómicos. El 36% de los presupuestos de las comunidades se destina a financiar la sanidad y otro 24,3% sirve para mantener la educación. Los servicios sociales suponen el 6,4% del gasto autonómico.
 
El enorme poder territorial del PP podría incrementarse todavía más si la formación de Mariano Rajoy gana las elecciones en Andalucía previstas para el próximo año. Las encuestas, de momento, auguran el fin de la hegemonía socialista. El presupuesto andaluz asciende a 31.682 millones de euros, el mayor de todas la comunidades. Si el PP ganara en Andalucía, ya tendría el control sobre el 80% del gasto público total.
 
La situación de los populares contrasta con la de los socialistas, que en las últimas elecciones perdieron el poder en Extremadura, Castilla-La Mancha, Aragón, Baleares, Cantabria (donde gobernaban en coalición) y Asturias. Y un año antes ya habían capitulado en Cataluña, donde arrasó Convergència i Unió (CiU). De hecho, en las pasadas elecciones autonómicas el PSOE no fue la lista más votada en ningún territorio.
 
Con la pérdida de las elecciones generales, los socialistas solo gestionarán en solitario -forman parte del Gobierno canario y navarro- 55.870 millones del gasto público, una cifra que podría reducirse a la mitad si pierden los comicios en Andalucía. Este hipotético escenario -avalado por las encuestas electorales- supondría que el PSOE se convertiría en la tercera fuerza política por poder económico. CiU, que gestiona el presupuesto de la Generalitat (39.354 millones) y gobierna en grandes ciudades como Barcelona, se convertiría en el segundo partido con mayores responsabilidades presupuestarias. Nunca antes -ni tras la debacle electoral de Almunia en el año 2000- el PSOE había tenido tan poco peso en la estructura económica de España desde que Felipe González ganara en 1982 las elecciones generales.
 
Además de su pérdida de influencia en la Administración central y autonómica, la crisis económica también ha recortado drásticamente el poder municipal del PSOE. Entre las grandes ciudades españolas, solo Zaragoza -con un presupuesto de 676 millones- mantiene un Gobierno socialista. El gasto público de los entes locales representa el 13,7% del total y el PP, con la excepción de Cataluña y el País Vasco, es con diferencia la fuerza mayoritaria en todas las comunidades. La formación de Mariano Rajoy obtuvo casi el 40% de los votos y del conjunto de presupuestos locales -que suman 77.983 millones-, el PP gestiona algo más de 31.500 millones. Además, es la fuerza hegemónica en la mayoría de grandes ciudades y capitales de provincia. Gobierna con mayoría absoluta el Ayuntamiento de Madrid, cuyo presupuesto supera al de comunidades autónomas como Asturias, Cantabria, Navarra, La Rioja, Murcia o Baleares. La capital de España gasta en torno a 5.000 millones anuales. Le sigue Barcelona, donde los socialistas perdieron por primera vez en democracia la alcaldía en 2010, que pasó a manos de CiU. Por otra parte, feudos históricos del PSOE, como el cinturón rojo de Madrid, se pasaron al azul. Especialmente dramático para los socialistas fue el resultado en Andalucía, donde, por primera vez, el PP gobierna en todas las capitales de provincia. De hecho, en las pasadas elecciones municipales los socialistas solo lograron desbancar a los populares de un municipio, Cuenca.
 

Martes, 22 de Noviembre 2011
Artículo leído 189 veces