Suraval | Soluciones financieras Inicio Audiovisuales

Ventajas para las entidades de crédito



Para las entidades de crédito, trabajar con Suraval supone:

  • Mayor capacidad de interlocución con las pymes
  • Mayor introducción en todo el territorio y más empresas clientes
  • Mayor confianza, sobre todo en nuevos clientes

Además, obtienen importantes ventajas en las operaciones garanti- zadas por Suraval, principalmente las siguientes:


Elimina totalmente el riesgo de crédito

El aval de Suraval supone para la entidad de crédito una garantía solidaria, líquida y efectiva al primer requerimiento. La garantía de Suraval cubre el principal y los intereses del préstamo, por tanto la entidad de crédito elimina todo el riesgo de la operación y lo traslada a la S.G.R. No sólo se anula el riesgo de falencia sino también el de morosidad.

Tanto el Banco de España como el Ministerio de Economía consideran que las garantías por aval de las Sociedades de Garantía Recíproca son de rango superior a las garantías de tipo hipotecario.

En las operaciones avaladas por Suraval, la entidad de crédito elimina todos los gastos de gestión y seguimiento de la morosidad (gestiones de recobro, procedimientos judiciales, etc.).


No requiere ningún tipo de provisión

Por normativa del Banco de España, las operaciones avaladas por las S.G.R. no requieren la dotación de provisiones, ni la dotación específica ni la genérica. (Circular 5/1.997 de 24 de julio, del Banco de España). También están exentas de aplicar las dotaciones derivadas del fondo estadístico o anticíclico. (Circular 9/1.999 de 17 de diciembre del Banco de España).


Reduce el consumo de recursos propios

Por Orden Ministerial del 13 de abril de 2000, del Ministerio de Economía y Hacienda, a los riesgos avalados por las Sociedades de Garantía Recíproca se les aplica una ponderación del 20% a efectos del cálculo del coeficiente de solvencia de las entidades de crédito.

Por tanto, las operaciones con aval de Suraval representan para la entidad un menor consumo de recursos propios. A los riesgos garantizados por una Sociedad de Garantía Recíproca, en lugar de exigirles un coeficiente de solvencia del 8%, se les exige el 1,6%. Esto equivale a que con los mismos recursos propios la entidad podrá invertir cinco veces más.

Esta ponderación mejora considerablemente la que se aplica a los préstamos garantizados con hipotecas, incluso cuando se trata de hipotecas sobre primera vivienda, y es la misma que se aplica a los riesgos garantizados por otra entidad de crédito.

Las ventajas expuestas no sólo aumentan la capacidad operativa de la entidad de crédito sino que inciden muy favorablemente en su cuenta de resultados.





Login        Producido por: Euromedia Comunicación