Email:


Los 10 + leídos

 

Edita:
Suraval, Sociedad de Garantía Recíproca de Andalucía
Avda. de la Constitución, 7-1º
41004 SEVILLA

Telf: 954 213 553
Fax: 954 221 240
suraval@suraval.es

Produce:
Euromedia Grupo
Finanzas

El nuevo Gobierno pretende convertir en prioridad la creación de empleo y el crecimiento económico



El nuevo Gobierno pretende convertir en prioridad la creación de empleo y el crecimiento económico
El candidato del PP a presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quiere hacer de la transparencia una de las señas de su política para distanciarse así de una de las prácticas que más se han criticado a su antecesor, José Luis Rodríguez Zapatero: la minusvaloración de los efectos de la crisis y la elaboración de previsiones de ingresos y crecimiento inalcanzables.
 
Rajoy, en su discurso de investidura, calificó de "grave" la situación de España y se propone recuperar el terreno perdido estimulando el crecimiento económico y potenciando la creación de empleo. Este es el camino para recuperar ingresos del Estado, ampliar la base de cotizantes y dar tranquilidad a los pensionistas, lo que permitirá a su vez financiar la sanidad y la educación. Al candidato del PP le preocupa también que España recupere el buen nombre entre los países más desarrollados. "Vamos a demostrar que los españoles somos capaces de crear empleo, pagar nuestras deudas y sostener una sociedad civilizada", manifestó Rajoy.
 
El futuro presidente del Gobierno se detuvo en el diagnóstico de la situación económica. La cifra de desempleados ronda ya los 5,4 millones y supone el 23% de la población activa, a la espera de la EPA del último trimestre de 2011 que se conocerá en febrero. Incidió especialmente en lo sucedido en la última legislatura, donde se han perdido 3,4 millones de empleos. En este periodo Alemania ha pasado del 7,9% al 5,2% de tasa de paro, comparó Rajoy. Consideró que es "dramático" que 5 millones de personas no tengan empleo, pero esto tiene además consecuencias "directas" en la caída del consumo, el hundimiento de la inversión, el desajuste de las cuentas públicas, "la expansión del desánimo y la puesta en peligro" de la Seguridad Social. No ahorró calificativos Rajoy: "El panorama no puede ser más sombrío".
 
Esta situación ha obligado a España a pedir al exterior 37.000 millones de euros en 2011, que se elevarán a 65.000 millones en 2012 si el déficit de este año cierra al 6%. Es altamente improbable que este sea el dato final. En cualquier caso, para dejarlo en el 4,4% en 2012, como marca el Pacto de Estabilidad, habrá que reducir el desfase entre ingresos y gastos en 16.500 millones de euros por lo menos, según Rajoy.

Martes, 20 de Diciembre 2011
Artículo leído 203 veces