Email:


Los 10 + leídos

 

Edita:
Suraval, Sociedad de Garantía Recíproca de Andalucía
Avda. de la Constitución, 7-1º
41004 SEVILLA

Telf: 954 213 553
Fax: 954 221 240
suraval@suraval.es

Produce:
Euromedia Grupo
Finanzas

Las grandes empresas reducen en dos años un 18% el peso de su deuda



Las grandes empresas reducen en dos años un 18% el peso de su deuda
La amenaza de una nueva recesión mundial crece cada día. Con la práctica totalidad de las grandes economías occidentales estancadas , todo indica que nos enfrentamos a una crisis que toma la forma de una 'W'.

Pero no todo son malas noticias. A diferencia de lo que ocurría en 2008, cuando el sistema financiero se veía arrastrado por la crisis de las hipotecas subprime y la caída de Lehman Brothers, las empresas están hoy mucho más saneadas tanto en Europa como en EEUU.

Los analistas coinciden en que el peso de la deuda se ha aligerado y que, frente a las previsiones de números rojos que había hace cuatro años, las perspectivas ahora son de crecimiento del beneficio. "Muchas empresas están en mejor forma que en 2008 y lo que no debemos esperar es una repetición de la contracción de negocios a gran escala que se produjo entonces", asegura el economista de Aviva Investors, Shamik Dhar.

A los lados del Atlántico
En el S&P 500 norteamericano, el nivel de apalancamiento (ratio de deuda sobre EBITDA) ha pasado de 1,27 veces a 0,88. Y si en 2008 el beneficio de las compañías que integran el índice se redujo un 42% con respecto a 2007 y tan sólo 93 valores cerraron con caja, para este año las previsiones apuntan a que lograrán incrementarlo un 19% y serán 141 empresas las que eviten tener endeudamiento.

Y lo mismo ocurre en Europa. En el Stoxx 600, el nivel de la deuda se ha reducido de 1,53 a 1,23 veces EBITDA, se espera un aumento del beneficio neto (cuando en 2008 retrocedió más de un 50%) y las compañías con caja pasarán de las 87 que había entonces a 109.

Algo parecido ocurre también en España, aunque el proceso de saneamiento, que empezó en 2009, está siendo algo más lento. En cualquier caso, las grandes empresas han conseguido sanear sus balances en estos dos últimos años y reducir el peso de su deuda un 18 por ciento.

Hace dos años el apalancamiento del Ibex era de 3,46 veces EBITDA y al cierre de este ejercicio se reducirá a 2,84 veces. Hay que tener en cuenta, no obstante, que en el caso español el peso de la deuda se reduce, fundamentalmente, no porque haya habido una fuerte amortización del pasivo, sino porque el EBITDA (resultado bruto operativo) ha aumentado a mayor ritmo.

De hecho, el volumen total de deuda de las compañías del Ibex ascenderá todavía al cierre del ejercicio a 237.678 millones de euros, lo que supone apenas 1 por ciento menos que hace dos años. El EBITDA, eso sí, pasará, si se cumplen las previsiones, de 69.187 millones a 83.657 millones, un 21 por ciento más.

Entre las empresas más saneadas, aquellas que tienen caja, figuran Inditex, Bolsas y Mercados Españoles (BME), Técnica Reunidas y Mediaset. En el lado opuesto, entre las más endeudadas del selectivo español, aparece Telefónica, con compromisos financieros por un importe de 55.671 millones de euros, un 25,6% más que al inicio de la crisis, pero con un nivel de apalancamiento por debajo de la media, de sólo 2,36 veces el EBITDA.

Le siguen en la lista Iberdrola, con 29.192 millones de euros, un 1,5% más; Ferrovial, con 20.607 millones, casi el triple que entonces y Gas Natural, con 17.055 millones, más del triple también que hace tres años debido, fundamentalmente, a la operación de compra de Unión Fenosa, aunque con un apalancamiento reducido, de 3,63 veces.

Mejor posición
En mayor o menor medida, todas se están, en cualquier caso, ajustando el cinturón. Ahora mismo, la que soporta un mayor apalancamiento es Sacyr. La empresa que preside Luis del Rivero tenía en 2007 compromisos financieros por un importe total de 19.726 millones de euros y, aunque es cierto que al cierre del año, si se cumplen las previsiones de los analistas, los habrá reducido a 10.984 millones, su deuda equivale a 18,10 veces el EBITDA, casi tres puntos más que al inicio de la crisis.

En el mismo sector, Ferrovial es otra de las compañías que sufre también el peso de la deuda -9,3 veces su EBITDA- debido a la compra de los aeropuertos británicos, pero está tomando medidas para sanear. De hecho, hace cuatro años el ratio era de 12,7 veces.

En el primer semestre del año, con un beneficio de 312 millones, lo que supone una cuantiosa mejora frente a las pérdidas de 164 millones del mismo periodo del 2010, ha aliviado su carga financiera gracias a las plusvalías generadas por la venta de Swissport y la participación en la autopista M-45.

Al cierre de junio, el grupo soportaba una deuda neta de 19.349 millones de euros, lo que supone una reducción del 2,21 por ciento en comparación con la de cierre de 2010.

En la misma línea está trabajando también Acciona, que se desprendió en el primer semestre de dos autopistas en Chile por 293 millones de euros, reduciendo su apalancamiento de 12,65 a 5,37 veces, y Abertis, que vendió el 6,68% de Altantia (la antigua Autostrade) con plusvalías de 626 millones.

Asimismo, en el sector eléctrico, Endesa redujo su deuda en el primer semestre en más de 3.000 millones de euros gracias a los más de 3.600 millones que ingresó del Fondo de Titulización del Déficit del Sistema Eléctrico, algo parecido a Iberdrola, que amortizó 1.200 millones gracias a distintas operaciones financieras tanto en España como en el exterior.

Martes, 30 de Agosto 2011
Artículo leído 205 veces